Blog en Rediseño. Próximamente nuevas publicaciones.

Construccion2

Anuncios

La impermanencia y los ciclos de la vida

Entrevista con Boris Groys. “La totalidad del espacio social se transformó en espacio de exhibición”

Por Diana Fernández Irusta | LA NACION
http://www.lanacion.com.ar/1787072-todo-el-espacio-social-hoy-es-un-espacio-de-exhibicion

Boris-Groys

“Internet es un gran tacho de basura, todo lo que allí se mete tiende a desaparecer.” Boris Groys sonríe; se diría que disfruta el toque de provocación. En el mismo tono, confirma: “El único tipo de relación que uno puede establecer con Internet es una relación narcisista”.

Crítico de arte, teórico de los medios y dueño de un recorrido que va de la Universidad de Leningrado, bajo el régimen soviético, a la Universidad de Nueva York en la actualidad, desarrolla un pensamiento que tiende a desmarcarse del discurso habitual y se pregunta por lo que significa vivir en un mundo donde “la totalidad del espacio social se transformó en espacio de exhibición”.

Invitado por el Goethe-Institut, la Universidad de San Martín y la Universidad Di Tella, pasó por Buenos Aires para presentar el libro Volverse público (Caja Negra), donde, entre otros análisis, desarrolla la idea del “diseño total”: un concepto que, para Groys, pertenecería más a lo político que a lo económico o estético, y que habla de un mundo donde “la totalidad del espacio social se transformó en espacio de exhibición” y cada ciudadano debe asumir “una responsabilidad ética, estética y política por el diseño de sí”. Para este pensador, las múltiples derivaciones de semejante configuración social se concentrarían en una consecuencia funamental: “este sistema nos pone en una situación donde la autoexplotación es algo inevitable”. Una dinámica en la que participarían los sistemas informáticos, las redes sociales y los buscadores como Google, y donde el sostén es una web que ofrece “una combinación de hardware capitalista y software comunista”.

Difícil no pensar estos fenómenos en tanto derivados de las innovaciones tecnológicas y las mutaciones sociales propias del siglo XXI. Pero Groys, delatando otra vez ese gusto por desconcertar aunque más no sea un poco, lanza una idea inesperada: “basicamente, Internet es un teléfono. Algo inventado en el siglo XIX”.

Sigue leyendo

Maestría en Derecho Estadounidense

http://info.juridicas.unam.mx/inst/evacad/Eventos/2013/0806/

TEMARIO:

Primer semestre
1.1 Historia del Ordenamiento Jurídico Angloamericano
1.2 Derecho de Obligaciones Contractuales I
1.3 Derecho de Obligaciones Extra Contractuales
1.4 Derecho de Cosas I
Segundo semestre
2.1 Metodología y Redacción del Sistema Jurídico Angloamericano
2.2 Derecho de Obligaciones Contractuales II
2.3 Derecho Societario
2.4 Derecho de Cosas II
Tercer semestre
3.1 Procedimiento Civil
3.2 Derecho Constitucional y Administrativo
3.3 Derecho Bursátil
3.4 Derecho Comercial
Cuarto semestre
4.1 Derecho de Prueba
4.2 Normas Deontológicas para el Ejercicio de la Abogacía
4.3 Derecho Penal
4.4 Derecho de Extranjería y NAFTA

Reflexión crítica a guisa de despedida

UABC: su transparencia y el derecho a saber.

Para un mexicano que nació creció y desarrolló en es esta gran nación, como el suscrito y tantos otros y, sobre todo, que estamos profundamente agradecidos y de veras la aman,nos cuesta mucho trabajo admitir que vamos para atrás: Que somos de hecho un estado fallido y no hemos dejado de ser una república bananera y, en mi caso particular, lo siento más patetico, por el engaño a nuestras generaciones de jóvenes.

Nuestro infierno no se debe a los diablos que lo dirigen… cambiándolos no se apagan las llamas . Nuestro infierno es ético y es transversal, incluye tanto a individuos como instituciones y a la misma sociedad en general…a la misma universidad pública, inclusive; a  nuestra querida UABC, misma que ha venido predicando una responsabilidad social,sin caer en cuenta que esa  responsabilidad atañe a la ética.

El caso más ejemplar o emblemático es el de los llamados rechazados, al cual responde con excusas demagógicas y verdades a medias.

Nuestra universidad si de veras quiere promover el derecho a saber y ponerse a la vanguardia en transparencia en la realidad y no como lo pregona en su publicidad:

1.- Debería empezar por decirnos que la universidad se ha equivocado al seguir alimentando la clásica manía social de considerar que lo más importante es obtener un título universitario, como si este fuese la panacea y una garantía de acceso al mundo  laboral, como  lo era hace 40 años.

2.- Debería decirnos que el titulo universitario no es el factotum  para la movilidad e inclusión social, que existen barreras más fuertes de carácter económicas, culturales, legales y éticas sociales que deben superarse en el seno de nuestra vida pública.

3.- Debería la universidad promover la transparencia a través de ser ejemplo de la cultura meritocrática, por que la transformación de nuestro país tiene que cultivar en la sociedad el valor de los méritos y esfuerzo, es decir, el profesionalismo por encima del oportunismo, a efecto de que la población pueda observar que las recompensas están atadas al esfuerzo personal y no al influyentismo o medios corruptos.
Empero la universidad prefiere mentirle a la sociedad diciéndole  que está tratando para que todos puedan ir a la universidad, cuando es una verdad a medias, porque muchos de los que entran no tienen los méritos, pero si tienen las influencias.

 4.-Debería informarnos que las cosas han cambiado mucho y con el advenimiento de las teorías de la inteligencia múltiple, se sabe que no se debe insistir en desarrollar sobre todo inteligencias que tienen que ver solo con lo académico, sino también, otras que son complementarias y demandadas ya con gran intensidad en la vida económica y social.

5.-Debería informarnos que ese nuevo mundo exige que el candidato a un puesto laboral esté aceptablemente entrenado en hablar en público y defenderse en entrevistas y saber expresarse de forma que pueda transmitir fehaciente y persuasivamente los contenidos y procedimientos que procedan.
Exige así mismo estar bien preparado para adaptarse rápidamente a cualquier cambio, a cualquier ambiente o contexto, lo que exige a su vez gran capacidad de improvisación y gran capacidad de movilidad.
Exige estar bien preparado en otra lengua, especialmente el ingles.
Exige tener desarrollada la creatividad o inventiva y la capacidad de resolución de cualquier problema que surja sobre la marcha sin tener que depender en todo de los encargados que están situados por encima en el organigrama. Exige habilidad social para relacionarse bien con grupos de personas y poder dirigir eventualmente alguno de ellos. Y finalmente requiere ser capaz de superar los contratiempos que se le presenten sin quedar varado o paralizado.

6.-Debería informarnos la universidad que a esas áreas no les dedica expresamente ningún tiempo dentro de los horarios académicos.

7.-En fin, la universidad debería reconocer  que es una pena tener gente tan talentosa pero deficientemente preparada.
Y como estas habilidades no se aprenden de un día para otro, bueno sería proponernos ir trabajándolas ya desde ahora en los curricula universitarios y por supuesto en todo el itinerario educativo, así como en la familia.

8.-Y nos debería orientar, dado que la universidad no nos prepara adecuadamente, deberíamos invertir nuestro tiempo y energías por nosotros mismos en ese entrenamiento vital para no padecer luego decepciones que dejan mucha y mala huella, consistente en un sentimiento de fracaso que suele traducirse en resentimiento social.

9.-Por último  la universidad actual debería admitir sus limitaciones, informandónos que no puede con todo el paquete de las necesidades de educación superior.
La universidad actualmente está preparando a pocos y mal, lo que sigue es preparar a esos pocos pero bien y luego preparar a muchos bien. Esa debe ser la ruta.
Ya no procede primero preparar a muchos mal y luego a aspirar a preparar a muchos bien.
La ruta de la nueva universidad y del país debe atravesar primero por la calidad , por que sólo desde la calidad se puede generar nuevo conocimiento…lo que más le hace falta a este país.
No podemos ni debemos aspirar ser copiones y maquiladores ad perpetuam.
Pues ya basta de seguir alimentando al infierno del resentimiento social!!!
La salud social nos exige la verdad y el derecho a saber.
Y la universidad en base a su responsabilidad social, como deber ético, no debería seguir siendo parte de esa simulación, sólo para proteger su imagen maquillada y/o sus aportaciones de recursos públicos y/o rindiendo culto a al dios de la demagogia popular caduca.
Su mayor responsabilidad es al saber: el poder del saber.

10-Esa es la universidad ejemplar que necesitamos y merecemos.
Mientras no sepamos reconocer nuestras propias limitaciones y enfrentarlas, nada cambiará… gracias a eso solo lograremos hacer la senda de la ruindad  más segura.
Donde no hay verdad no hay saber, donde no hay saber no hay educación, donde no educación no hay amor a la patria.
Por eso cada día un gran número de jóvenes quieren menos a este país, se sienten decepcionados y engañados, con justicia y razón.
FPD

La motivación vocacional adecuada y suficiente para estudiar la carrera de Derecho.

Este tema resulta crucial en virtud de que la teoría de la psicología educativa, la pedagogía y demás ciencias de la educación  sostienen que los resultados de cualquier  acción educativa dependen determinantemente de la motivación del estudiante. Después de todo los estudiantes son los que tiene que hacer el trabajo, si no están motivados, aun los profesores más capaces fracasarán y, esto, sin lugar, a dudas resulta mayormente cierto en el caso de un estudiante de universidad.

En esencia, hay dos clases de motivación para estudiar cualquier carrera: la intrínseca y  extrínseca:

La mayoría de los estudiantes de derecho están ubicados en esta segunda categoría y, por tanto, están siempre a la espera de que la carrera, las materias y, sobre todo, los Catedráticos les brinden los premios, reconocimientos y calificaciones para darles la seguridad y refuerzo sobre su elección, así como, fortalecer su autoestima y pertenencia y, con ello, mantenerlos motivados a seguir o continuar en la carrera para llegar a la meta DE TITULARSE.  Empero cuando los alumnos no encuentran esos refuerzos externos, se frustran e incluso, muchos abandonan la carrera.

Estos estudiantes se caracterizan particularmente por estar preocupados por obtener la máxima calificación con el mínimo esfuerzo. Si el sistema se los permite, como es el caso de nuestra facultad, prefieren seleccionar los Catedráticos  poco exigentes, rechazando a los demandantes o estrictos, independientemente, de la calidad docente de los mismos. El rigor académico e intelectual es visto con menosprecio.

En resumen, un alumno extrínsecamente motivado es aquel que sólo se compromete con el aprendizaje de su materia hasta el momento que cesa el control del Catedrático. A estos alumnos los mueve principalmente la recompensa y el interés material.

Una segunda clase de estudiantes o aprendices (la minoría) no esperan prioritariamente los reconocimientos, los premios o las calificaciones para continuar, pues saben desde su interior que lo que están haciendo es lo que les gusta y entusiasma, incluso, les apasiona, y perseveran a pesar de todo, Primero porque tienen claro su propósito de aprender y trascender en su elección; segundo, porque son emprendedores -echados para delante- como se dice coloquialmente. Se enfocan en sus metas y las consiguen. Su preocupación es superarse, creciendo antes de avanzar, apoyados por su alto nivel de curiosidad o inteligencia activa.  En estos casos cierta frustración puede llegar, cuando sienten que no están creciendo, a pesar de estar avanzando, la razón principal es por insuficiente profundidad intelectual o de desarrollo cognitivo. Sin embargo, estos alumnos perseveran por que están dispuestas a dar más de si mismos y no de esperar recibir, sobre todo, de sus catedráticos, a quienes aceptan a pesar de sus limitaciones.

Sigue leyendo

Ambiciones patrimoniales

Por Gabriel Zaid
http://www.letraslibres.com/blogs/articulos-recientes/ambiciones-patrimoniales

ambicionespatrimoniales

Keynes hizo ver la paradoja de que el ahorro, tan recomendable en lo personal, puede tener efectos sociales negativos. El que ahorra gana autonomía, está mejor preparado para afrontar imprevistos y puede aprovechar oportunidades que aparezcan después. Pero, si todos gastan menos y el ahorro no se invierte, la economía puede estancarse (Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, capítulo 7). Para evitarlo, el gasto público debe entrar al quite, transitoriamente, hasta que el espíritu empresarial canalice los ahorros a inversiones productivas.

Sucede algo semejante con las ambiciones de tener coche, casa y título profesional. Son perfectamente legítimas individualmente, pero generan problemas sociales a medida que se generalizan.

1. Los automóviles empezaron como lujos construidos al gusto del cliente, uno por uno; como una casa de campo, como un yate. Ahora son un patrimonio al alcance de millones, y su adquisición sigue teniendo el aura de un avance personal, pero se han vuelto un problema social. En las calles congestionadas, las bicicletas (y a veces hasta los peatones) avanzan más y contaminan menos. A lo cual hay que sumar los problemas de estacionarse. Un automóvil requiere tres espacios, uno de tránsito y dos de estacionamiento (casa, trabajo): unos 100 metros cuadrados, que cuestan varias veces más que un automóvil.

La inversión total es de poco uso. A diferencia de los taxis que circulan continuamente, casi todos los coches pasan más tiempo estacionados que circulando. Y aunque están diseñados para correr tranquilamente a 120 kilómetros por hora, circulan a 12 en las calles congestionadas. No se usan la mayor parte del tiempo y, cuando se usan, avanzan al 10% de su potencial.

Sigue leyendo

La vocación como base de un futuro profesional exitoso

Por Sabrina Perpetua
http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/vista/detalle_articulo.php?id_libro=431&id_articulo=8970

Voca

La diferencia entre el la vocación y el amor “consiste en que con el amor se siente atracción por una persona; con la vocación se siente atracción por ejercer una actividad” (Greco, s.f.). Muchas personas logran encontrar esa actividad de forma rápida por ejemplo durante su niñez y llegan a concretar esos sueños en la adultez.

Otros individuos toman diferentes caminos hasta entender cuál es su rumbo profesional y personal. Las personas menos afortunadas son quienes no buscan su vocación y se dedican a ciertas actividades sin la pasión suficiente. Para poder entender la importancia del encuentro de la vocación es necesario primero definir lo que ésta abarca.

Según Gerardo González la vocación es: Un proceso de la personalidad que se va conformando a partir de las motivaciones, e intereses que genera la constante práctica social; y que de manera cultural y afectiva, en un momento dado, conforme a la experiencia o a la información del medio, nos impulsa a desarrollar una especialización productiva. (2006, p.25).La vocación no es necesaria para ejercer un trabajo o profesión,sin embargo podría influir positivamente en el desempeñoy que éste sea exitoso.

De todas formas, el concepto de éxito es muy subjetivo, ya que cada individuo le otorga un significado e importancia diferente al mismo. Según la bailarina Eleonora Cassano, las personas deberían aspirar a lograr cosas importantes en sus vidas, y con esto se refiere a ser únicos, destacarse en algún aspecto y lograr mantener el éxito a través de los años.

Como se ha mencionado anteriormente, la formación de la vocación requiere de un proceso que vivido por una persona a lo largo de sus años y es el crecimiento personal, el que lleva a definir el futuro profesional de este individuo.Dentro del proceso se podrían identificar tres diferentes etapas que lo conforman.

La primera etapa es la elección de fantasía,ésta ocurre en los primeros años de la infancia, aproximadamente entre los seis a once años, en los que los niños se dedican a imaginar y jugar con pensamientos que no tienen límites. Aquí la prioridad es jugar a ser grande y se desarrollan todo tipo de roles, desde un médico, hasta un cantante,etc. este período no está influenciado por la razón, sino que el niño desarrolla actividades de gusto personal y aprende a conocerse jugando.

Sigue leyendo

La ruta de la excelencia: la fuerza del carácter

Un buen test para los alumnos de primer ingreso…SALUDOS …FPD
Escrito de Mario Alonso Puig

Nuestra búsqueda de la excelencia: ¿dónde reside la fuerza de un hombre?
Carpintero

Un carpintero mayor que estaba cercano a su retiro, se fue un día a hablar con el constructor para el que trabajaba.

–Quisiera pedirle que me adelantara mi fecha de jubilación. Después de trabajar tantos años en su empresa, quisiera disponer ahora de un poco más de tiempo para estar con mi familia.

El constructor se entristeció al saber que iba a perder al que era, sin duda, uno de sus mejores y más queridos hombres.

–Te concedo lo que me pides, aunque yo también quisiera pedirte algo a ti: antes de que te marches, me gustaría que colaboraras en la construcción de una última casa.

El carpintero accedió sin gran ilusión porque su mente ya no estaba en su trabajo. Empezó a hacer las cosas chapuceramente y a utilizar materiales de peor calidad. Total,¿qué más daba ya?

Cuando la casa estuvo terminada, el constructor fue a visitarla y, entregándole unas llaves al carpintero, le dijo sonriendo:

–Toma, son las llaves de tu nueva casa. Este es mi regalo para ti.

La verdadera fuerza del hombre está en su carácter, y para que exista carácter tiene que haber libertad. Muchas de las cosas que nos ocurren en la vida, somos nosotros los que, sin darnos cuenta o tal vez llevados por un cierto descuido, hemos provocado que sucedieran. A todos nos es fácil encontrar poderosas razones que justifiquen la forma en la que pensamos, sentimos o actuamos. Como no justificar, por ejemplo, el no poner todo lo que somos en lo que hacemos, en aquellas ocasiones en las que creemos que ni se nos reconoce nuestra labor y ni siquiera parece que sirva para algo. Es entonces cuando nos abandonamos, porque damos por supuesto que ya no es importante poner el sello de la excelencia en todo lo que salga de nuestras manos.

Si en nuestra vida ya no hay ilusión, si en nuestra vida ya no hay compromiso, ¿con qué materiales estamos construyendo la casa en la que, sin saberlo, un día viviremos?

Cuando vivimos sin razones que nos den la confianza y la fuerza necesarias para cambiar lo que parece un supuesto y no deseado destino, sólo nos queda algo en lo que apoyarnos:nuestras elecciones. Cuando yo elijo algo, no necesito otra razón para mi elección que el saber que es ése el material con el que yo quiero construir mi vida, me lo agradezcan o no.

¿Dónde existe más libertad?, ¿en las reacciones que automáticamente tengo, o en las elecciones que voluntariamente hago? La verdadera fuerza del hombre no está ni en el ataque ni en la huida. La verdadera fuerza del hombre está en su carácter, y para que exista carácter tiene que haber libertad. ¿Nos imaginamos el impacto en nuestra sociedad si eligiéramos ser extraordinarios en un mundo que se empeña en ser ordinario? No estoy hablando de la virtud de la bondad. Hablo de la posibilidad de actuar en libertad.

Decía James Dean que soñáramos como si fuéramos a vivir siempre y que viviéramos como si fuéramos a morir hoy. Si así fuera mi vida, yo quisiera vivir mi último día no sobre la base de unas buenas razones, y sí sobre la base de unas buenas elecciones.

COMO SE OBSERVA DE LO ANTERIOR, LA MEDIOCRIDAD ES MUY TENTADORA, PRINCIPALMENTE , POR QUE DESPUÉS DE LA ESTUPIDEZ HUMANA, ES LA QUE MÁS ABUNDA, ASI QUE:
¿CUAL SERÍA PARA USTED LA PRIMERA ELECCIÓN QUE SE DEBERÍA HACER PARA RESISTIR ESA TENTACIÓN Y FORTALECER SU CARÁCTER?
FPD

Analfabetismo funcional en el nivel universitario

Por Alejandro ORTIZ BULLÉGOYRI
Depto.de Humanidades UAM-A
http://ortizoteuam-a.blogspot.mx/2011/02/analfabetismo-funcional-en-el-nivel.html

abc

Sin leer y sin pensar me la paso a todo dar…

De manera cotidiana detienen nuestra atención accidentes y catástrofes que, por desgracia, cobran innumerables vidas humanas.

Muchos de esos terribles acontecimientos pueden ser debidos a fuerzas incontrolables de la naturaleza, otros a fallas quizás inevitables, de la naturaleza humana. Llama la atención los últimos acontecimientos en Tabasco y Chiapas, en donde a todas luces la negligencia, la estupidez, voracidad humana y la ignorancia jugaron un papel decisivo para que las catástrofes tuvieran verificativo: Presas mal construidas, cauces de ríos que no son desazolvados, contratistas que usan malos materiales de construcción, etc. Pero también están los millones de habitantes que viven hacinados en barrancas y en los cauces de ríos, que como viven al amparo de la divina providencia presuponen que a ellos no les ocurrirá ningún desastre…hasta que les ocurre.

Hace poco estalló una pipa con materiales inflamables y lo que ocurrió fue patético: la población y la gente que pasaba cerca del accidente, en vez de actuar frente a una situación de inminente peligro se acercó a ver “el incendio de la pipa accidentada”. Los resultados fueron espantosos.

Por último recuerdo el que más me ha conmovido -¿Por qué siempre las desgracias parecen ensañarse con los que se encomiendan a Dios?- : en la autopista nueva a Guadalajara, en las inmediaciones de la ciudad de Morelia, un autobús de pasajeros repleto de peregrinos perdió los frenos unos kilómetros antes de la caseta de peaje, a su paso fue arrollando a cuanto vehículo u objeto se pusiera a su paso, hasta finalmente hacer una carambola con los automóviles que esperaban su turno en la caseta. Murieron más de treinta y cuando le preguntaron al conductor sobre lo acontecido expresó con el rostro circunspecto “¡pus me quedé sin frenos…!”. Pero cuando le cuestionaron porqué no había seguido la línea roja pintada en el pavimento que lo llevaría a una rampa segura, el chofer simplemente preguntó ¿cuál línea?, ¿Cuál rampa?…Es decir, la empresa negligente dueña del transporte averiado, puso a circular a un autobús en mal estado y puso en su volante a un joven conductor ejemplo portentoso del analfabeta funcional: Aquel que sabe los rudimentos de algún oficio cualquiera, que sabe leer y escribir, pero que no está en condiciones de usar la lectoescritura para mejorar y transformar su vida. Es decir, es incapaz de subirse al carro de la historia. El analfabeta funcional no piensa mucho en reformar sus circunstancias ni en las de los demás, sino que vive para resolver sus necesidades inmediatas. Por ello millones de mexicanos sólo estamos capacitados para irnos a los Estados Unidos para lavarle sus excusados a los norteamericanos y hacer los trabajos que “ni los negros quieren hacer”, para citar a uno de nuestros clásicos. Y no para desarrollar nuevas tecnologías, ampliar los horizontes del humanismo o generar nuevos paradigmas en la ciencia.

Sigue leyendo